ViajerosPiratas
Profile

Valoramos tu privacidad

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, ofrecer contenidos personalizados y analizar nuestro tráfico. Al hacer clic en ""Aceptar todo"" aceptas esto y consientes que compartamos esta información con terceros y que tus datos puedan ser procesados en Estados Unidos. Si deseas más información, lea nuestra .

Puedes ajustar tus preferencias en cualquier momento. Si te niegas, sólo utilizaremos las cookies esenciales y, lamentablemente, no recibirás ningún contenido personalizado. Para rechazarlas, .

Amsterdam, The Netherlands, Iamsterdam

5 curiosidades ¿que no sabías? sobre Ámsterdam

Mal llamada la "Venecia del Norte", porque es una ciudad que brilla con luz propia y no una spin-off, Ámsterdam es una ciudad famosa por sus canales, los tulipanes, la casa de Anne Frank... Y, por supuesto, por los famosos coffe shops y el Barrio Rojo.

Pero la peculiaridad de esta ciudad va mucho más allá. Ámsterdam es una ciudad distinta al resto, tanto en apariencia como en el estilo de vida de sus habitantes. En este post te quiero contar cinco curiosidades que hacen a esta ciudad única. ¿Las conocías ya? ¡Abróchate el cinturón, pirata, que despegamos hacia Ámsterdam!

Publicado por
Javier·5/1/2024
Compartir

1️⃣ Casas doblemente inclinadas

¡Ríete de la Torre de Pisa! En Ámsterdam hay centenares de casas inclinadas... ¡Y además por partida doble!

En primer lugar, muchas de las viviendas están inclinadas hacia un lado debido a la entrada de oxígeno a lo largo de los años en la base sobre la que se cimientan. En lugar de corregir este error, visto el atractivo del resultado, las autoridades de la ciudad decidieron mantener este aspecto peculiar de las mismas, juntando unas contra otras para que se sostengan entre sí. ¡Vamos, como los amigos ebrios que se ayudan a sostenerse en pie a las cinco de la noche de vuelta de la discoteca! Bromas aparte, esta peculiaridad ha servido a estos edificios para convertirse en patrimonio de la UNESCO.

Pero la cosa no queda ahí. ¡Y es que las casas de Ámsterdam también están inclinadas hacia delante! Esto responde a un motivo mucho más pragmático. En la capital holandesa se pagaba un impuesto por el ancho de la fachada, por lo que los ciudadanos hacían malabares para pagar lo menos posible. Esto se traducía en interiores angostos y escaleras por las que casi no cabe ni una persona. ¿Y cómo hacían entonces (y hacen todavía) los amsterdameses para subir mercancías o hacer mudanzas? ¡Colocando un gancho en el tejado desde el que subían muebles y demás objetos grandes! El motivo por el que las casas están inclinadas hacia delante es para evitar que dichos objetos golpearan y deterioraran la fachada durante su ascenso.

2️⃣ ¡2.500 familias viven en barcos!

Los canales de Ámsterdam no son solamente un atractivo turístico. También son la vivienda de miles de amsterdameses que residen en uno de los barcos varados en los canales. Algunas de dichas embarcaciones cuentan con motor, permitiendo a sus propietarios viajar con la casa a cuestas (literalmente), mientras que otras solo sirven como casas flotantes.

La vida en los canales oscila según la temporada. En verano, los miembros de estas familias disfrutan del sol en la cubierta y pueden incluso saltar desde la misma para darse un baño. En invierno, en cambio, los canales se congelan, llenándose de patinadores. Estas suelen ser las fechas que se aprovechan para darle una revisión a la casa-barco.

En Ámsterdam está muy arraigada la costumbre protestante de no colocar persianas, por lo que si te das un paseo por los canales podrás echar un ojo a alguna de estas peculiares viviendas. Si quieres conocer esta forma de vida más de cerca, también puedes visitar el Houseboat Museum... ¡e incluso alojarte en un hotel barco durante tu visita a la capital holandesa!

3️⃣ La ciudad de las bicicletas

Vale, esto ya lo sabías seguramente. Pero te hago una pregunta, a ver si la sabes responder... Imagínate que vas caminando por Ámsterdam y te dispones a cruzar un paso de cebra que atraviesa un carril bici por el que viene de frente un ciclista. ¿Quién de los dos tiene preferencia?

En la teoría, tú. En la práctica, él. Y es que Ámsterdam es una urbe en la que en muchas ocasiones las convenciones sociales priman sobre la propia normativa. Se entiende que para el ciclista supone una mayor molestia frenar que para un peatón detener la marcha. Por tanto, si te ves en una situación así, te recomiendo que desistas de cruzar, si no quieres acabar haciendo turismo sanitario durante tu viaje.

Quizás de ahí venga aquello de la "ciudad de las bicicletas". No es que Ámsterdam esté plagada de bicicletas... ¡Es que estas tienen un estatus prioritario! Durante tu estancia en la ciudad, verás parkings de varias plantas... ¡solo para bicis! Si no eres muy fan de este medio de transporte, es posible que les acabes cogiendo manía. Pero tranquilo, ¡se te pasará cuando romantices tu estancia con una foto junto a una de las bonitas bicis que hay adornadas junto a los canales!

4️⃣ Drogas legales... pero no mucho

No te voy a engañar, pirata. Si buscas un viaje de olor a rosas y esencias, Ámsterdam no es el destino más recomendable. Durante tu estancia en la capital, te mimetizarás con el olor a marihuana hasta el punto de que probablemente se te haga raro dejar de percibirlo cuando vuelvas a España.

Como ya sabrás, Ámsterdam es la capital los coffe shops, tiendas donde es legal fumar marihuana y otras sustancias. En la calle, sin embargo, no está permitido... sobre el papel. Al igual que sucede con las bicicletas, aquí la convención social manda sobre la norma, y los policías suelen hacer la vista gorda (aunque mejor no correr el riesgo, ¿no?).

Durante el siglo pasado, en Ámsterdam cobró fuerza un movimiento pacifista pro marihuana que incentivaba el uso recreativo de estas drogas en plena calle. ¿Qué estrategia utilizaron? Hacer un concurso para ver quién recibía más multas por fumar en la calle. Esto saturó a los agentes de policía, que al final tuvieron que priorizar otros delitos más graves sobre el consumo de marihuana en plena calle. De ahí viene, en parte, la laxitud en la aplicación de la norma.

Por cierto, en Ámsterdam es legal la venta de drogas... en los coffe shops. Pero, ¿quién vende estas sustancias a los coffe shops? Aquí se produce un vacío regulatorio que produce situaciones curiosas: un sobre de marihuana puede ser ilegal mientras va en el camión, pero una vez llegado al coffe shop todo en orden... Así que si ves a un camión a todo trapo por las calles de Ámsterdam, ya te puedes imaginar qué lleva...

5️⃣ Las prostitutas son autónomas

Vale, sé que si te digo que en Ámsterdam la prostitución es legal no te estoy contando nada nuevo. Pero lo cierto es que el sistema legal y social que se ha creado en torno a esto no deja de ser llamativo. Lo primero que debes hacer para ejercer la prostitución en Ásmterdam es darte de alta en el registro de autónomos. Entonces pasas a formar parte de un gremio que cuenta incluso con sindicato propio.

El Barrio Rojo de Ámsterdam, mundialmente conocido por la prostitución, cuenta con unas 300-400 habitaciones cabina. Estas son adquiridas por compañías que a su vez las alquilan a prostitutas por aproximadamente 150€ el turno (diez horas). Dichas cabinas cuentan con un botón del pánico que sirve para llamar directamente a la policía en el caso de que el cliente esté intentando realizar algún acto no consentido por la trabajadora sexual. Además, las cabinas están interconectadas para que las prostitutas puedan acudir al auxilio de sus compañeras en caso de necesidad.

El Barrio Rojo, además, está lleno de policías secretos que patrullan sus callejones para proteger la seguridad tanto de las prostitutas como de los viandantes. Es por ello que es uno de los barrios más seguros de Europa. Este sistema, más allá de la polémica que genera, ha sido especialmente positivo para la seguridad de las trabajadoras sexuales. Y es que la capital holandesa no registra ningún asesinato de prostituta desde la regularización de la prostitución en el año 2.000.

Si quieres saber más sobre la historia de la prostitución en este barrio, te recomienda visitar el Red Lights Secret Museum. En él se cuenta la historia de este barrio, el funcionamiento de una cabina y múltiples testimonios de prostitutas que trabajan o han trabado en él.

¡Y hasta aquí nuestra pequeña incursión en tierra de canales y tulipanes! ¿Sabías todas estas curiosidades sobre Ámsterdam? En cualquier caso, creo que la mejor forma de conocer esta ciudad es visitarla y conocerla "en persona". Por ello, te dejo aquí algunas de las mejores ofertas para visitar una de las capitales europeas más peculiares.